La ansiedad no entiende ni de sexos ni de edad. Son esos ataques que dan, en pleno período de estrés, o cuando este ha terminado, totalmente paralizantes y muy dansiedad sensacion nudosesagradables.

Pero, a pesar de lo que muchas veces podamos pensar, un pico de ansiedad, totalmente controlado no es malo, al contrario, es uno de los mecanismos defensivos más potentes que tiene el cuerpo.

Básicamente, es un sistema de alerta ante una situación que se percibe como una amenaza, todas las personas lo tienen, lo que pasa es que, unos lo desarrollan de forma más potente que otros, y, si se sabe gestionar de forma correcta, es un proceso que ayuda a adaptarse a las nuevas exigencias, mejorar el rendimiento de una persona y,crea un mejor sistema de capacidad de anticipación o respuesta ante un acto. Con la ansiedad, lo que consigue el organismo es tener al ser humano alerta, dispuesto a prever riesgos o amenazas, y actuar ante ellos, para, así bajar sus consecuencias. Este síntoma es el que ha ayudado al ser humano a adaptarse a los continuos cambios, o afrontarlos de la mejor manera, convirtiendo a la persona en lo que es hoy en día.

Pero, si es real que, hay personas que no saben gestionar bien estos sentimientos, o bien funciona de forma alterada, y, causa graves problemas de salud, presentándose como incapacitante, y esto viene marcado por diversos factores:

  • Factores biológicos, o genéticos. Muchas veces, la biología juega una mala pasada, y, una serie de componentes genéticos, la falta o la superproducción de algunas sustancias naturales hacen que la ansiedad tenga picos mucho más altos de lo normal, y con muy mala gestión de ellos.
  • Factores de la personalidad. Fundamentales, la persona es quien es, por su personalidad, y su capacidad de afrontar los problemas, por ello, una persona débil, o que se hunda fácilmente, un ataque de ansiedad puede resultar totalmente nocivo, o si no se tienen herramientas para afrontar el estrés generado en el día a día, este se puede disparar, creando ataques de ansiedad.
  • El estilo de vida también afecta. Hoy en día llevamos una vida poco organizada, en la que no se dedica el tiempo suficiente a descansar o comer en condiciones, además de pasar demasiadas horas de cara a estímulos visuales y sonoros lo suficiente fuertes para desestabilizar los niveles de estrés de mucha gente.

Por ello, hay que conocer los síntomas de la ansiedad, y, tener herramientas para, paliar los ataques, o, si se puede, hacer desaparecer de manera total los poblemas asociados que llevan. Algunos de estos trucos son:

  • El deporte. Es una de las mejores maneras para gestionar tanto los picos de ansiedad como para prevenirlos.
  • Una alimentación equilibrada, en la que abunden la fruta y la verdura fresca.
  • No abusar de bebidas alcohólicas, con cafeína o con azúcar añadido. Estas bebidas son desencadenantes de muchas de las crisis de ansiedad, si se consumen en gran medida.
    Dormir ocho horas es clave, además como no contar con estímulos sonoros o luces fuertes cerca del lugar de descanso.
  • Yoga, pilates o alguna disciplina donde se enseñe a controlar la respiración, siendo clave para conseguir parar las crisis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here