Cómo tratar las hemorroides. La mitad de la población padece en algún momento hemorroides, inflamación o torsión de las venas de las paredes del ano. Estas venas varicosas pueden evitarse comiendo alimentos adecuados y si no son muy graves pueden aliviarse con terapias naturales.

Las hemorroides pueden ser internas o externas si aparecen pequeños bultos alrededor del orificio anal. Puede suponer defecación dolorosa, quemazón y sangrado rectal. Normalmente las hemorroides aparecen por el estreñimiento, por el esfuerzo al evacuar. También son frecuentes en el embarazo y después del parto. La inactividad y la obesidad, una dieta baja en fibra y rica en alimentos refinados aumenta la posibilidad de que éstas aparezcan.

Para prevenir las hemorroides: elimina el sobrepeso y sigue una dieta rica en fibra que incluya los nutrientes necesarios para que las venas estén fuertes y sanas y para evitar el estreñimiento. Toma 6 vasos de agua al día para suavizar las heces. Haz ejercicio regularmente para mejorar la circulación.

Tratamiento para las hemorroides: cuando el dolor sea más agudo, haz varias pausas al día. No estés de pie mucho tiempo y hazcomo tratar las hemorroides-cerezas ejercicio energético durante mínimo 20 minutos al día para mejorar la circulación.

Dieta: come mucha fruta y verduras frescas, cereales integrales, nueces y semillas, vitamina C, sílice y pigmentos flavonoides que hacen flexibles y fuertes las paredes venosas. Las cerezas, las bayas y el trigo sarraceno tienen flavonoides muy beneficiosos.

Remedios con hierbas: lava y seca de forma suave el área anal y elije uno de los siguientes remedios para calmar y contraer la inflamación de las venas.

  1. Solución astringente fría: una cucharada de agua de hamamelis destilada con 4 gotas de tintura de caléndula en una taza de agua. Aplícalo con un algodón.
  2. como tratar las hemorroides-aloe veraTé frío: hierve una cucharada de raíz de bistorta rallada, con una taza de agua durante 10 minutos en un recipiente cubierto.
  3. Aplica la pulpa del aloe vera directamente sobre la parte afectada, o extrae la gelatina y deposítala en una pajilla común. Congélalo y parte un pedacito  y colócalo en el ano a manera de supositorio, sin el plástico.
  4. Prepara un cocido con 3 dientes de ajo, 2 hojas de laurel, clavos de olor y medio litro de agua. Cuando el agua hierva añade el clavo, el laurel machacado y el ajo. Deja cocer media hora a fuego lento y deja reposar 10 minutos más. Cuélalo y aplícalo con una compresa o un algodón.
Compartir
Artículo anteriorCómo afrontar una reacción alérgica
Artículo siguienteTen cuidado con el azúcar en tu dieta
Aaron busca el equilibrio entre los placeres mundanos y la vida saludable, entre sus placeres favoritos se encuentra cultivar sus propios alimentos y medicinas, la cocina y el deporte. Escribir es la manera de transmitir libremente aquello que aprendió al abrir su primer libro y observar sus resultados llevándolo a la practica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here